martes, 13 de diciembre de 2016

"¿TIENE SED?"


Desde que nace el hombre tiene sed, fuimos creados para alabanza de su Gloria. 
Es decir que si el propósito de nuestro nacimiento era estar cerca de Dios, si hacemos lo contrario, siempre vamos a tener sed interior.
Vivimos buscando con que saciar nuestra sed toda nuestra vida, por eso buscamos en lugares equivocados y después de probar cada uno de ellos, volvemos a tener sed y una gran desilusión.
En la Biblia, Jesús dice: "Si alguno tiene sed, que venga a mi y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva." Juan 7:37-38
¡Qué maravillosa promesa! Dios nos proporciona la forma de saciar nuestra sed, pero lamentablemente el hombre necesita seguir golpeándose contra el error de buscar en lugares equivocados, hasta que  luego de haberlo probado todo, por fin levanta sus ojos al cielo y clama: "Dios ayudame"
La mujer Samaritana, nos cuenta la Biblia en Juan 4:10, había probado todo  para saciar su sed interior, pero nada ni nadie había podido lograrlo, y cuando se encuentra con Jesús, junto al pozo de agua donde fue a recogerla, le enseña algo importante, que es para nosotros también: "Respondió Jesús y le dijo: Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: ``Dame de beber, tú le habrías pedido a El, y El te hubiera dado agua viva"
Cuantos problemas nos evitaríamos si recurriéramos a Jesús mucho antes. 
Pero gracias a Dios que Él no piensa como el hombre, siempre nos da una nueva oportunidad de creer en su Hijo Jesucristo como Señor y Salvador de nuestras vidas.
Jesús nos ofrece justamente eso, la salvación de nuestras almas, no una religión.
Cuando el hombre rechaza a Jesucristo, diciendo yo tengo mi religión, pienso ¿Qué sentirá que tiene? ¿Una ideología? Porque yo tengo un Dios Todopoderoso que entregó a Jesucristo a morir por mí en la cruz del calvario, poniéndose en mi lugar de pecadora, no teniendo Él ningún pecado, para convertirse en mi Mejor Amigo.
Jesús no es una religión, es un Dios vivo en nuestro ser. 
Si tiene sed interior, acérquese a Jesús hoy, Él lo está esperando para lograr que de su interior corran ríos de agua viva. ¿Qué está esperando? Entréguele hoy su corazón.

Dios los bendiga

Susana Goglián

"COMO EN EL CIELO"  



Suscríbase en la parte superior derecha del blog o haga clic en el siguiente link:
y reciba los devocionales por  mail en su correo todos los días

Sígame EN FACEBOOK

TWITTER:  @susanagoglian